Publicado el Deja un comentario

Casa en los arboles

Casa en los Árboles fue proyectada para ser construida en Costa Esmeralda, a trece kilómetros al norte de la ciudad de Pinamar y a cuatro horas de la ciudad de Buenos Aires en el Barrio Marítimo II, el cual se dispone linealmente paralelo al mar. Un frondoso fuelle de pinos media entre el barrio y la costa, respetando los 200 metros de retiro establecidos por reglamentación provincial.
El lote presenta su cota de mayor altura al frente, descendiendo a medida que se aleja de la calle, en el mismo sentido que lo hacen los médanos que terminan por fundirse en el mar.
La encomienda del cliente consistió en una casa de descanso factible de ser eventualmente rentada. Debía cumplimentar un programa típico: un dormitorio principal más otros dos secundarios y un área de uso social más una piscina exterior. Querían que, refugiada por el bosque, tuviese un espíritu de mínimo impacto respecto a su entorno.
Apoyada sobre un volumen estructural de pisada mínima -que albergó el acceso, locales de servicio y la sala de máquinas- la vivienda se dispuso en la cota de mayor altura del lote.
Decidimos implantar la casa más allá de los retiros mínimos establecidos por reglamento. Envuelta por el bosque de pinos la casa se fundió en la atmosfera natural del paisaje, lo cual le otorgó privacidad y posibilidades de acristalarse.
En relación al pedido del bajo mantenimiento se planteó una casa enteramente construida en hormigón visto y vidrio. Se eligió para los cerramientos exteriores aluminio anodizado color bronce oscuro con la intención de invisibilizar visualmente las carpinterías y enfatizar el contraste de los vanos con la envolvente de hormigón.
En la primer planta -elevada dos metros respecto del nivel del terreno natural- se dispusieron las actividades comunes; mientras que por encima de esta, tomando la mayor altura, se organizó la planta de los dormitorios.

Casa

Un muro que emerge desde el terreno hasta el nivel de cubierta organiza ambas plantas. Los locales húmedos se dispusieron orientados hacia la calle y los más nobles se resguardaron en el bosque.
La planta más baja -de uso social- presenta, tanto en sus laterales como al frente paramentos bajos, abriéndose al contrafrente mediante carpinterías de piso a techo a una terraza-mirador que, envuelta por las copas de los pinos, sirve de expansión al estar-comedor.
Excepto unas pocas columnas metálicas dispuestas sobre el perímetro de la envolvente, la mayor parte de la estructura se ubica en el centro de la planta, lo cual la hace prácticamente imperceptible desde el exterior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.